Lotería de Navidad 2017 | El Gordo, en la cuna de Fraga

El bar Cascudo, de Villalva, celebra con júbilo el primer premio. / ELISEO TRIGO / EFE
El bar Cascudo, de Villalva, celebra con júbilo el primer premio. / ELISEO TRIGO / EFE

El 71198 deja 530 millones en Villalba, donde acaba de desaparecer el busto del fundador de Alianza Popular

ADRIÁN AUSÍN GIJÓN.

El Gordo descargó ayer el grueso de sus 680 millones en Lugo. Más en concreto, en Villalba, enclave a mitad de camino de la autovía del Cantábrico entre Ribadeo y Coruña famoso por ser la cuna de personajes tan dispares como Manuel Fraga Iribarne y Ramón Chao (periodista, escritor y padre de Manu Chao). En el último mes, en Villalba el tema de conversación era el busto del fundador de Alianza Popular, definitivamente robado tras haberse recuperado del fondo del río Madalena en varias ocasiones. Esta vez, tras «un trabajo quirúrgico» hecho a conciencia, parece la definitiva, a decir del alcalde. Y en esas estaban cuando, en ausencia de don Manuel, llovieron los millones: 135 series del Gordo, 520 millones de euros. Una brutal inyección de dinero para una pequeña ciudad de 14.000 habitantes donde han empezado a mirarse unos a otros a ver quién ha pillado más cacho.

Repartieron la fortuna la administración Alcázar, la número 1, y el bar Cascudo, ubicado en la parroquia de San Xoán de Alba. En el puesto lotero, a escasos 200 metros de la casa natal de Fraga y del pedestal sin busto, la titular, Mari Carmen Fernández, se mostraba emocionada por «repartir tanta felicidad» y, para más inri, entre tanta gente conocida. Entre ellos, trascendieron algunos: los profesores del colegio Insua Bermúdez (diez series), empleadas del supermercado Gadis y del hotel-spa Santaballa, un fontanero jubilado, un periodista, cinco miembros de la misma familia... «Esto es una fiesta. Yo aún no me lo creo. Pero el bar no se cierra», decía Davil Eimil, el hijo del dueño del Cascudo, donde habían abierto ya 15 ó 16 botellas de champán antes de la comida. Por su barra se despacharon más de 200 millones. Ahí es nada. Y David se concedía finalmente: «Igual toca una semana de vacaciones».

No sonreía el Gordo a Villalba desde 1976. Ayer, además de la polilla guatemalteca, la avispa velutina y el 'caso Fraga', se habló de lotería. Como en otras once provincias españolas, donde se repartieron las 35 series restantes: Madrid, Málaga Lérida (siempre Sort), Huesca, Jaén, Cantabria, Cádiz, Murcia, Las Palmas, Tenerife y Valencia.

36 millones para Asturias

En el plantel de los grandes premios sobresale la Cornisa Cantábrica de modo especial. Si Lugo copó el primero, Santander hizo lo propio con el segundo al despachar, también en su administración nº 1, 130 series del 51244. O sea, 172 millones. Y Leioa (Vizcaya), a mitad de camino entre Bilbao y Getxo por la vía interior, otros 31 millones. Perdonó el Cantábrico el tercero, el 06914, que se fue a Catral (Alicante), pero acaparó íntegramente uno de los dos cuartos, el candasino 61207, que dejó 34 millones en suelo asturiano, guardando equidistancia geográfica entre el primer premio lucense y el segundo cántabro. El otro cuarto, el 13378, por aquello de repartir gloria, se dispersó entre Castellón, Córdoba y Vigo.

El balance asturiano se endulzó en el último suspiro del sorteo, con el cuarto íntegro de Candás. A sus 34 millones se sumaron los pellizcos de los quintos (veintidós décimos del 22253 y diez del 03728; 192.000 euros en total). Y la lotería viajera, esa que llegó desde el bar Cascudo: cuatro décimos que se fueron a Avilés, Corvera, Soto del Barco y Gijón (1,6 millones). O los otros cuatro del tercero comprados en Madrid por una familia gijonesa (200.000 euros). Todo ello suma 36 millones en grandes premios en la tierra de Pelayo. Un buen botín si se tiene en cuenta la pírrica renta de los tres años anteriores: 1,5 (2016), 2,6 (2015) y 0,6 (2014). Hay que remontarse a 2013 para recordar algo enjundioso: los 38 millones sellados sobre todo en Langreo, Avilés, Teverga y Oviedo, con picos del primero y el tercer premio.

El sorteo de 2017 se recordará por dejar el 23 triunfo de un ocho en los 208 Gordos de Navidad y la tercera diana de la terminación 98 tras las de 1837 y 1923. También, por el reinado de los setentamiles, que han salido vencedores en cinco de los últimos nueve sorteos. Y por los alargados y sonoros cánticos de Aya, la niña de San Ildefonso, de origen marroquí, que puso en pie el Teatro Real sin necesidad de dar el Gordo.

 

Fotos

Vídeos